26.10.14

noches

















La ciudad es una anarquía de luces que no sirven de guía a los perdidos, ninguna luz se ha apagado esta noche, nadie ha encontrado su destino. Al pasar bajo el quicio de la puerta, la que ilumina mi entrada tampoco se ha apagado, no me reconoció o quizá no era a mi a quien esperaba. La noche nos convierte en trozos irreconocibles de nosotros, transeúntes anónimos del desamparo urbano que vagamos perdidos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario