29.6.08

momento inutil




No se si llego tarde o es que tú no has venido
De confundir las horas de los días
y los años del tiempo de no verte
me voy haciendo así,
de esta manera en que casi ya nada me importa
pues no se si es real o invención mía.

¿En realidad quedamos?
Seguramente he puesto una hora a un sueño
en un lugar inexistente
porque este bar no se llama
con aquel nombre nuestro
y tú no estás sentada, ni yo te veo a través del cristal
sonriendo ante un café con leche.

Nada ha pasado entonces
simplemente yo estaba ante un momento inutil
y lo llené de un tiempo que hasta ahora
no había sido suyo.
Gracias por ayudarme


25.6.08

colorado

Se chego sabe-lo a tempo o mundo sería certamente diferente. Pena.

23.6.08

VITORINO


Se fora rico levaría ao Vitorino como guía nun autobus, polo Alentejo, explicando a paisaxe íntima que deixa e non deixa adiviñar tras cada canción... Unha comida, un viño, xente, povo, outras cancións... E máis camiño... Quén se apunta?

16.6.08

mirarse




No sé que tiempo hace aunque es de día
Siempre hay una cortina ante el paisaje
Contraigo mis tendones, remoloneo un poco y me levanto
No hace frío y sin embargo debe ser invierno
Levanto la mirada a la ventana que está sobre el lavabo
Y veo nieve, cuajada, en lo más alto del hombre
Que respondiendo a mi mirada, canta:
Es lo que pasa si se desborda el alma
De quién lo que más ama es la montaña

13.6.08

idiomas/vacacións

Descanso un pouco do exceso de final cut. Abro meus blogs. Vanse notando na rede as vacacións ou as ganas delas. Ao Sul, ao norte... Os puntos cardinais andan ás voltas. Cafecito e a pelexarme cos idiomas. Unha canción para a viaxe...




Que te me poñas lingua sobre lingua
Non significa que para entendernos
establezamos as premisas dun proceso
encamiñado cara a normalización
Pois vese ben que simplemente usamos
iconos simples de antigos idiomas
e que gozamos facéndonos sinais
fricativas bilabiais e dixitais
E anque agradezo o teu esforzo non comparto
que pra entendernos teña que ser en inglés
despois de mil e unha noites na túa cama
dígote yes e penso sempre no francés...

6.6.08

IV / Francia

.
Procurei sombra fresca baixo os altos cipreses
que en Colliure recordan ao poeta
Despois, ao desandar camiño até Girona
busquei con a mirada, pola estrada,
os ecos familiares:
largas colas, xente republicana cara ao exilio,
miña nai, meus abós, cara a fronteira, La Jonquera, Le Pertús.
Solo mirar ao chan e camiñar. Onde? Ao outro lado
sempre hai un outro lado...
.

.
La vez que unos ladrones entraron en mi casa y se llevaron y destrozaron todo, sentí tan violada mi intimidad que tuve que cambiar de domicilio. Ni mis abuelos ni mi madre me hablaron nunca de su casa en Madrid. Mi abuela y su madre Bernarda lavaban ropa en el Manzanares. La primera vez que vi la imagen de las lavanderas en un documental, la asocié con otra de Massó que guardo desde niño en la memoria, cuando mi tío Julio me llevaba a pescar al muelle de la conservera de Cangas y veía la cadena de mujeres trabajando o saliendo a comer con mandilones azules y botas de agua. Cada vez que me hago un bocadillo de mejillones o sardinilla recuerdo las mañanas de pesca, el barco cruzando la ría, Massó y un poco antes, los esqueletos de enormes ballenas que llenaban de aventuras mi imaginación.
En Francia, mi madre aprendió -dice- dos palabras: fo fre, fo fre. Siempre relacionó Francia con frio igual que yo Massó con sardinas. Hace unos años fué con mi hermana Elena a París y se empeñaba en hablar despacito y gesticulando a los camareros. De alguna manera se sentía en casa. Mi abuela recuerda también que la gente los acogía en sus casas... A mujeres y niños solamente... Pero enseguida sobramos también allí, sobrábamos en todas partes... Y la propaganda fué cuajando... El que no esté manchado de sangre puede volver a España, decían, y así todos los días. Estuvimos a punto de irnos a Mejico pero yo no quería dejar a mi madre sola, en Madrid, no saber ya más de nadie... Asi que nos volvimos...
Una vez le dije a mi abuela que la canción que estaba cantando y que tanto le gustaba, era de Pablo Neruda, el poeta que logró embarcar a muchos españoles desde Francia hacia Mejico al final de la guerra. Siguió cosiendo y noté como se iba a otro lugar...

2.6.08

Saudade




Acostumbrados como están mis ojos a estas fragas
pertenezco a la espera de los atardeceres
Cazador de las luces del ocaso
violento mansamente su silencio
a cada paso apasionado entre el follaje
Soy jabalí, soy lo desconfiado
y me inquieta saber de qué color
van a llorar mis ojos esta tarde...

Si, todo bien, casi he llegado... espera, que paro... Tal como te lo dije, veinte años y presiento cada olor, cada sonido. Cada curva se abre como una ventana desde la que contemplo paisajes conocidos, caminos, bosques, sierras, soledades... Me siento un punto en medio de una encrucijada de caminos que no se si van, si vuelven, si regresan... No sé si estoy solamente de visita, me van pudiendo tantos recuerdos agradables, tan familiares, calidos... Me llegan imágenes desde no sé qué parte de la memoria, ni sabía que existían... Es como si lo que un día me llevó a marcha, estuviese llamandome ahora... No sé donde tenía guardada esta mirada que hace que me conmueva, ni porqué me reconozco dentro de este paisaje que ya no es el mío... Ni sé que me trajo hasta aquí, ni que tengo que hacer ahora... veinte años, dos mil quilómetros y no sé que coño hacer... te llamo luego... ahora no quiero hablar...