29.5.13

soledades
















Qué soledad la que imagino subida en un tranvía blanco, entre la niebla luminosa y espesa de los amaneceres de agosto a orillas del Miño: un tranvía blanco entre la niebla y un niño en su ventana de cristales rayados viendo como se espeja en el agua del río: la niebla por la que todo puede aparecer, el tranvía de recorridos diarios, de ida y vuelta, y la cara de un río detenido que se come por dentro… En la ciudad, la soledad va siempre acompañada de mascota, sonríe en los parques, se detiene en los semáforos, usa zapato bajo y ropa un tanto antigua, necesita decirle algo a su perro cuando sube casualmente con alguien en el ascensor y cierra con pestillo la puerta de su casa para asegurarse de nadie vendrá nunca a llamar por sorpresa… Eso es, que nadie vendrá nunca a llamar por sorpresa...

24.5.13

carta

















Hoy descubrí que un cuadro debe tener enfrente un lugar donde sentarse a ver cómo la luz de una tarde, como la de esta tarde, entra y sale de él, lo enciende, se pasea por su piel matizando los tonos, parándose en cada color, descubriendo pinceladas intimas, roces suaves, pensamiento, silencios apasionados, pausa y horas de estar allí, plantado, delante del amor, fuera de todo lo que no sea el cuadro en el que vives -has vivido ya- hasta que el tiempo decide –decidió- llevarte a otra pintura, a otro lugar amado... Como te envidio Fernando. Hasta me pareció por un momento que podía estar viviendo contigo el momento de la pintura, ver los colores que quizá viste tú mientras pintabas y que como nosotros nadie vió. También pensé que esta increíble luz entró en tu cuadro escapando del frío; que en realidad fue ella quien buscó el amparo de tu pintura reclamando de una puta vez la primavera. Por otro lado sé la historia del cuadro y por eso esta tarde me pareció estar viviendo dentro de una metáfora, o de la metáfora, puesto que todo es achacable a la vida, hasta la muerte y tal vez lo que me guste de esta obra sea el movimiento, esa constante, lo que nace del rescoldo de lo ardido… Vete pues colgando de la primavera un poco más de obra para que pueda verla un día de estos…

Y un abrazo lleno de nostalgia (que se me pasará)

17.5.13

teatro


Fernández Toxo y Cándido Méndez  han entregado a Rajoy  un documento con propuestas sindicales para contribuir a un gran consenso para la recuperación del empleo y la cohesión social,  y establecer las bases para un crecimiento sostenible y equilibrado que saque al país de la “situación de emergencia nacional” en que se encuentra, con más de seis millones de personas en el desempleo y  dos millones de familias con todos sus miembros en paro...

Cuando te hacen subir al escenario del mundo para representar un papel, lo mejor es un potente foco en la cara que no te deje ver al público y, al final, taparte los oídos y gritar: aaaaaa!... para no escuchar el silencio de los aplausos…

7.5.13

hoy























Hoy no he visto a mis zapatos recorriendo aceras ni asfalto de ninguna ciudad, ni desnudos mis pies pesar sobre los labios de arena del Camarido, hoy, simplemente, no salí de casa, esta primavera de sopetón está destrozando, además de mi voz, también mis ojos, recupero un momento de ternura y las lágrimas su camino borrado, y ellas y yo y mis recuerdos acabamos tumbados en una cama que para qué hacerla, o debajo del agua que es casi como el cielo... De música de fondo el debate, la radio, las noticias, para tener en otro lado la cabeza, y tanto, una amiga me manda cerrar los ojos y meterme en un paisaje con John Cage, pienso en lo que se va y lo que se viene, todo sin avisar, como esta primavera violenta, y llamo a mi casera que no entiende cuando digo que tengo que irme de aquí... Subirme a lomos de un traslado, pensar en Buenos Aires, una granja en África, una quinta alentejana, o la ducha otra vez, mejor la ducha…

6.5.13

la taberna de las horas
















Hace ya siglos que en la taberna de las horas no hablamos del amor. Nos pasamos la vez en la barra escapando de las palabras emocionadas, embriagando la voz o disfrazando con chistes malos la ternura que sentimos por tantísimas cosas... Nos decimos muchas veces que todo lo que nos une ya está dicho y que basta con acudir al bar, un día tras otro, saber que estamos vivos... De cuando en vez una noticia despierta en alguno de nosotros un discurso que declama con solemnidad, como si el mundo tuviese necesidad de nuestros pasos... No hablamos del amor. Como si no tuviese que ver con lo cotidiano, con el movimiento y la vida, con cambiar las cosas o comprender el mundo o nuestra indignación... nuestra todavía indignación, que se va perdiendo en el fondo de un vaso, intentando una canción, un poema, o bailando por dentro por temor a ser parte también del movimiento de la vida, no vayan a confundirnos con ella... Venham Mais Cinco, pois...

deladelicadeza


















Aunque nacer nos cuesta tanto esfuerzo se muere de repente, se mueren las postdatas y las notas al margen que se marcan con lápiz a derecha e izquierda del borde de la vida. Ayer, por ejemplo, cuando llamaba por su nombre a las vocales, gesticulando al sol y sentado en la arena, se me vino la voz después de tantos días, me vivió. Luego en casa murieron las frases manuscritas y los recados llenos de interrogaciones que colgaban de imanes en la nevera. Las había bonitas: "Te llamaré", "... No viste??", "Te veo en unos días", "Te quiero también mudo"...
Hay tres mil vueltas de más en el cuentakilómetros de mi coche, de días que no sé muy bien si fueron y volvieron o no existieron nunca. Recuerdo cosas, si, pero certeza no tengo demasiada y, hoy, sonará la alarma de mi móvil llamando la atención a esa parte de mi que va al trabajo, esa parte que escucha a la otra media decir tantas veces: menos mal que aún tenemos currele... No sé