26.5.15

aguirre
















Esperanza Aguirre llegó al poder negociando votos socialistas, el Tamayazo se llamó a la operación económica de compra-votos que la aupó al poder autonómico en Madrid… Hoy comenzó a sembrar cizaña en los mismos campos y todavía no ha habido respuesta contundente desde el otro lado… Esto es pues, nubes que apagan casi por completo la belleza emocionante del arco iris que acaba de brotar… Del Chester al MasterChef… Comienza el espectáculo

izquierda

















Después de la noche electoral hoy tocó madrugar y considero que, al fin, llegó la primavera, con retraso, pero llegó. Espero que para quedarse…

Pero no entiendo como parte de la izquierda no pueda contentarse con el triunfo, sin paliativos, de otras y nuevas fuerzas de izquierda. Ayer tuve que estar a la hora del recuento en la sede de izquierda unida en Madrid y tuve sentimientos encontrados, ganas de recordarle poemas suyos a Montero y de decirle algo a Almudena Grandes, que andaba por allí (y que hoy escribe un artículo penoso en El Pais). Me sentí mayor (seguramente porque soy mayor que ellos) y con una mirada más limpia. Ganas de decirles que la izquierda es como un hijo que un día crece y te deja boquiabierto y da igual las razones de las partes, que seguirán queriendose, que para eso son partes de un todo que llamamos izquierda y que bien podría llamarse de otra y muy distinta forma después de diversas primaveras que la historia se empeñó en ofrecernos. En ajedrez lo que hizo IU ayer se llama enroque, los americanos del norte le llaman escudo de seguridad, y otros le llamamos burbujas, mundos aparte… Una pena

24.5.15

votos
















No volveré a votar en Madrid, pero he tenido la oportunidad de escoger entre filosofía y poesía, me acordaré de esto. Y al final he decidido que el filósofo debe poner en práctica su teoría, que si el poeta lo hiciese sería el desamor y de eso vamos dados…

Y he perdido una hora en buscar un café donde leer tranquilo, un pueblo como este se merece el alcalde que tiene –pensé- que lo aguanten solitos. Y le voté también…


En el rato que tuve de lectura, hasta que una señora que haciendo uso de su libertad se sentó junto a mi y encendió un cigarrillo y luego otro que ya no vi apagar, llegué hasta un artículo que quiero recomendar a quien tenga interés, también por esto mismo de la libertad y las ataduras que nos hacen sentir libres…

Y una frase de alguien que no conozco apenas y que conoceré, Oliver Sacks: Tengo la impresión de que me he mantenido siempre a cierta distancia de la vida… Yo no puedo decirlo a su manera, sé muy bien qué es sentirse muy dentro de la vida, pero voy a intentarlo...

ida y vuelta
















Releo y no me encuentro. Los viajes no tienen porqué ser irremediablemente de ida y vuelta, ni la mano el mar exacto en donde quepa el pecho de la amada, ni los ojos el lecho del cansancio o el tacto el del silencio. Perdemos una memoria para llegar a otra, eso es el olvido, ese ritmo que sigue aunque la melodía haya acabado… Tenéis que perdonarme, mi personaje ha muerto y no sé dibujar en la arena pasos dados en el vacío… El paso del tiempo puede ser una bici que cambia de colores, un niño que al abrir una puerta se ha hecho hombre o unos ojos que se van apagando, que ya no dicen nada o una mano traqueteando en una valla que antes era un paisaje y después la ciudad...

21.5.15

vagabundo


















Ayer pensé en meterme entre las páginas de un libro -como de niños hacíamos con las amapolas- y despertar dentro de muchos años ante unos ojos sorprendidos, sintiendo la caricia de sus dedos, que fuera el primer día del resto de mi vida…

https://www.youtube.com/watch?v=Aj7rPPMiDSo

7.5.15

apuntes

























Cuanto más grande es la ciudad los guardamuebles del amor más soledad contienen. Hacia atrás, la perspectiva de almacenes hace que me pregunte si quedará guardada en algún rincón una sola ilusión, algún recuerdo del que un día fui…
Tanto soñar el suelo, tantas raíces que atan al cielo, tanto de lo que amamos en cuantas formas lo reciclamos… 
La luz negra convierte la soledad en deseo por los escaparates… La ciudad y las sombras, reflejos de la vida soñada tantas veces