29.11.11

golpe

Salí despacio. Después del golpe, la liebre todavía estaba viva. Rasgué su vientre con mi navaja, introduje mi mano y le arranqué el corazón. Yo sé bien que el corazón es lo que duele, y duele mucho...
Detrás de la ventana una mujer hace una foto a su pareja con el restaurante en que estoy y las murallas de fondo. Saldré en la foto. Aunque ahora es el hombre que la acompaña el lugar en que fija su mirada, un día me verá detrás de los cristales y se preguntará quien es el hombre que mantiene los ojos en los suyos. Esta es mi realidad, si pienso un poco, mares sin olas, cristales como espejos... Mares sin olas ¿por qué habré dicho esto? otra vez se han colado entre mi vida colores de una siesta que no es mía...
Me he comprado una caja de música con varias canciones. Las canciones nuca se repiten, se cantan o se escuchan a través del momento en que se está y yo necesitaba con urgencia una caja donde meter las dudas, para que este viaje no se rompa del todo. Hace frío y diciembre no estará para bollos...
No se va de mis manos el olor de la sangre y las entrañas de la liebre

22.11.11

querida izquierda

En vez de Hoy puede ser un gran día en el PSOE debieron elegir Porque te quiero. Creo firmemente que lo que diferencia izquierda de derecha es la forma de amar, los gestos educados y el escaparate de respeto, o la mano en la cintura y el beso apasionado, casi en volandas, que plasmó Doisneau en el París de los cincuenta. Hay que dejarse de hostias y que el amor de verdad nos represente, porque al final creemos solamente en lo que amamos. La laicidad, la justicia social, la igualdad, los derechos civiles y toda esa vaina, en la práctica significa respetar lo que amamos. Es ahí donde está la diferencia. La izquierda que asume valores de derechas, corbatas y fajines, ha olvidado las formas del amor, se ríe con los mismos chistes machistas y racistas, compra la diferencia y la exclusividad, imita en vez de transformar, sigue pensando en el amor como en un músculo, no crece... Y, sobre todo, no se divierte. Sin quererlo nos hemos convertido en lo que odiábamos, defendemos propiedades privadas, la familia, el estado, la patria... Y nos hemos olvidado del amor.

21.11.11

Uff

No hay porqué deprimirse. He decidido hacer miles de cosas en el tiempo de esta tierra de campos que tengo por delante. Por ejemplo invertir en mi cuerpo, moldearlo, con dos cafés con leche y sus galletas, el pescadito frito y las patatas paja en bol de ikea para las entrehoras que paso aquí sentado, la cerveza, de lata, y relajar la vista al ver por la ventana como no cesan en su empeño consumista los coches. en pocos días mediré por centímetros mi sentar de cabeza. Después, y sin esfuerzo, los botones del final de la camisa medirán la presión que ejercerá en mi vida la determinación con que comienzo en este nuevo ciclo... Y fumar, claro, cigarrillos y puros, de esos que hacen con manos pequeñitas y artesanas desde el tercero o cuarto para este primer mundo que me ha tocado en suerte... La corbata, con puntos blancos de gaviota sobre el azul del cielo; la chaqueta cruzada, con ese azul oscuro casi negro igual que el pantalón, los calcetines y el brillo de los zapatos castellanos... Y esa obsesión hortera por los combinados, que el malta seco queda un poco remolón y antiguo… No hay porqué deprimirse, es cruzar el umbral (como don Paco) y ver la luz a través de los claros titulares de Pedrojota. Todo me vendrá dado, no hay problema, es cuestión de adaptarse

20.11.11

skyline


Apago la televisión y la lampara de pie que mantenía un poco de calor al que agarrarme. Es todo tan oscuro que tengo que quitarme las gafas para guiar mis pasos. Vienen días raros, sin estrella, ni risa, días de ojos sin ver, sin una mano que llevarse a la boca, días de banderas y de poco horizonte, días sin skyline, fríos, con dominancia azul y perfiles poco nítidos. O nada nítidos... Hoy esta ciudad parecía un tutú de bailarina en ciernes. Y no vais a creerme, pero el lutier al que llevé mi guitarra porque no sonaba me dijo sonriendo: es que todo se mueve, pero no se preocupe, que esto tiene remedio. Y llevo todo el día pensando en horizontes que no precisen de photoshop, en púrpuras, en ocres, verdes y vermellones... Creo que necesito vacaciones

15.11.11

parte























No he logrado más que rasgar el aire al intentar llegar con una piedra a las nubes flotando sobre el agua. Cada vez que vuelvo sé que soy parte del nosotros que no se ha perdido. ¿Cuantas veces hemos estado en días iguales a este día, trazando curvas de caminos olvidados y rozando la felicidad con los dedos en este paisaje de silencio y ausencia?. Esto es el tiempo dado vuelta, con la chapa impecable y la tapicería sin uso apenas. Ni una duda contra el espejo de sus aguas. Al final me lo llevo, con las ruedas gastadas y sin seguro alguno, prefiero correr riesgos.

11.11.11

otoño


Lo oscuro hace que el cielo adquiera calidad para ver universos que sin luz no veríamos. Loojcuro. Todo son orillas en este pensamiento de luces y sombras que nos viene tan dado. La luz es la caricia de los ojos. Nos sabemos de memoria, pero deseamos vernos entre luces y sombras y cortinas y ventanas que se abren y cierran como ojos, tus ojos, cuando estás y no estás o ya te has ido y solamente queda esa sombra de ti, tacto en las manos, negro, la calidad del cielo que se ha quedado huérfano sin verte.
De sombras y de luces se visten y desnudan los días de este otoño.



10.11.11

madura


La belleza madura de llevar a la boca, el olor de humedad, el vaho, la saliva, los dedos y la piel de gallina. Y los días tiñendo la desnudez de la naturaleza, recordando las luces del ocaso, los ocres, las nubes en el cielo, que si, que no, que caiga un chaparrón... Las hojas son canciones silbando en los caminos melodías que quieren encontrarnos... Vuelan bajo, los pájaros, cuando se caen las alas del otoño

6.11.11

vou dar uma volta... até já

http://www.muziboo.com/charago12/music/final-um-beco-com-sa%C3%ADda-fausto/


Final

mais de mil leguas
eu andei
fiz quase todo
e o que nao sei
quem nos rouba
tem forma de balao
a frente
mas eu tenho na mao
o alfinete

quanto mais perco
eu mais ganho
esta raiva surda
p'ra estoirar
farto de lamber
o fundo ao prato
sapato
vou dar um pontape
para isto acabar
vou dar uma volta
a isto vou
que a force
nunca se esgotou

2.11.11

wanted

Nada en aquel diario sobre la muerte de Jonas, ni tan siquiera una esquela familiar, parecía que nadie más que Marta y yo reparásemos en su ausencia. Aquel revuelo de enfermeros y gritos de dos noches atrás en la residencia, el cuerpo que arrastraron forcejeando hasta un coche y no a una ambulancia. Nada. Jonás nos ha dejado, dijeron simplemente… ¿Ni tan siquiera una esquela familiar? dijo Marta. Aquel canalla que nos hacía trampas con la excusa de que el tute era diferente en su país; que le metía mano a la Marquesa a la vez que nos guiñaba un ojo; que paseaba a los que necesitaban silla de ruedas para enseñarles los vericuetos de los jardines; que un día, sin que nadie supiésemos porqué, había preparado bacalhau a moda de Porto para toda la residencia… ¿Ni tan siquiera una esquela familiar? ¿Nadie que venga a por sus pertenencias?... Somos de ida e volta, repetía Jonas de vez en cuando… La idea fue de Marta, recortamos una foto que teníamos de Jonás y la marquesa y pagamos una página del periódico local diseñada como un cartel del oeste americano: Se busca... Ahora solamente había que esperar, y de eso sabíamos bastante…