28.8.10

veintinueve




















Esta mañana al bajar, muy temprano,
me encontré con veintinueve años
colgados de un imán, en la nevera,
pero al abrir la puerta era mi pecho
y una golondrina acurrucada en mi mano.
Le conté que la vida
me había hecho el encargo de cuidarla,
y se lo había jurado,
luego, al cerrar la puerta, 
recordé que no había desayunado
abrí el pecho y venías a traerme
un zumo y una tostada en la otra mano.
Pero hija, si estás de cumpleaños!
Cierra la puerta, me dijiste, 
me estoy quedando helada.
De verdad que no sé cómo puedes soportarme.

27.8.10

Palmeira


















Me levanto temprano, con ojos despistados, como de mantequilla sin tener dónde untarse, la nevera bosteza, las marilú han huído, restos de mermelada se resisten y no les llega el índice al rescate, un café, necesito un café que salude, buenos días, al día por venir, tengo que ir al dentista, el perro, las palmeras, la playa, coño el café, un desastre, y ahora si que no queda...

Yo no pido un hotel, pero un café aquí mismo, delante de la puerta no quedaría tan mal... 

19.8.10

Moher



Hay un paseo con el mar abajo
en donde las gaviotas precipitan su vuelo
hacia el abismo, 
trazando distancias infinitas
a nuestros ojos miopes.
Intuimos las olas que destrozan las rocas,
océanos de tiempo y de palabras
que nos llevan y traen desde el abismo,
ecos, vacíos, miedos,
caminos sobre el borde de los acantilados.
Dame la mano y no te sueltes nunca,
aunque nunca, ya sé,
es demasiado tiempo.

18.8.10

rojo




Es contagiosa la vida, empiezas por pintarte las uñas y acabas de viaje a alguna parte, sin más equipaje que la ilusión de ver cómo sonríes al mirar tu reflejo, así, justo en el sueño...