14.10.15

en la imaginación


















Paseo las orillas de las cosas que el mar me va arrimando. Entre los restos hay botellas con mensaje, son pocos, no pasan a ser datos, estadistica, aunque algunos sean verdaderamente conmovedores. Durante meses he ido clavando mensajes en el corcho que tengo frente a la cabecera de mi cama y los leo de vez en cuando, al azar, como una música que más que traducirse en palabras lo que quiere es sonar, ser escuchada. A veces los comento a mis amigos o en la barra de un bar y otras dejo que suenen hacia dentro, como si fuesen míos, tragándome ese coro de SOS reclamando a la vida…




Me voy y no sé qué estaba haciendo un día antes del último viaje... Releo sin esperanza de encontrar el hilo que me trajo hasta el renglón en el que me sorprendo... Mi amigo me dice que es el síndrome de la nevera vacía (yo le digo que sí pensando en el gin sin tonic de ayer o en el te a solas del desayuno), pero creo que estoy metido en un paso de tiempo de por vida, en un impasse, en un silencio que no precisa de palabras (es mucho más cinematográfico)…


Y 3… Los mensajes son burbujas de peces que no saben si alguien escucha, peces que siguen nadando o dejándose ir con las mareas esperando algún cambio, a mejor, a peor, algo que por momentos les obligue a tomar una actitud distinta, nadar más deprisa o dejar de nadar… Yo no abro la ventana, debe ser por la edad que ya prefiero la pecera, dibujar armonías y que la realidad vaya corriendo tras mi imaginación, tras mi imaginación, tras mi imaginación, como un rulo…


En la imaginación
https://www.youtube.com/watch?v=BR3oefRurpk