29.9.08

camino antiguo




Volverás al camino antiguo –de alguna manera ayudaste también a construirlo– Tus ojos recorrerán las fuentes, de los regatos que alimentan el río. Desde lo alto reconocerás en el paisaje tu propia mirada reflejándose en cada lugar o descendiendo lentamente por el camino tantas veces recorrido…
Para cuando la vida parezca abandonarnos
Nunca sea tan cruel que nos lleve al olvido
En otras manos, en otras bocas,
en otros ojos, en los abrazos…
Ese amor para siempre caminando hacia el río...

25.9.08

territorios



Vexo o mundo a través dun cristal que as veces abres tú e sempre pecho eu. O egoismo me leva a ocupar territorios que sinto como propios A miña casa, os meus cans… Permaneces sentada diante do horizonte Non sinalas, pero estás... sempre estás A certeza do sangue, a certeza da sede… Dígoche que estou triste se non estás comigo e minto... simplemente non son se non estou contigo Xa o dixen... territorios que sinto como propios...

22.9.08

+ días grises

+2.


Ás veces o teño utilizado incluso como cariño para un amigo. De pequeno a cousa pintaba mal porque pensabas na túa propia nai e doía... Agora cos anos, cando dudas de casi todo e a única certeza é ir tirando (bastante ben, gracias), abres o diario e ao mirar a foto de portada non tes o máis mínimo atisbo de duda: uns fillos de puta (con perdón).

16.9.08

situaciones idiotas



Aveces, en la tarde, como si no quisieras
te dejas envolver por la negrura
de esa mano de silencio no tuyo.
Y pasa, está muy claro.
Pues tu mismo no dependes de ti,
no son tuyos tus actos totalmente
-algo se te repite, se te duele-
Pero cuando lo piensas, es ya tarde,
es la tarde de antes.
Y quisieras sonreír solamente
grabar en tu más íntima memoria
esos detalles últimos,
tan llenos de esperanza,
que tanto necesitas pa ir tirando
Pero todo se rompe
-hojas y soledad, hojas y piedras.
Y a golpes, en la tarde,
algo te impide hablar
-algo que se repite
que te hiere.

12.9.08

como un racimo

No olvida el vino su camino
regresa del vaso al racimo
y de la tierra al mar
No somos dueños del destino
pero sabemos el camino
que nos conduce al bar
Y allí
como una panda de borrachos sensibleros
se nos ha ahogado la mirada persiguiendo
tu ceniza en el agua
Te toca
ir preparando el camino de regreso
tómate tiempo y cuando suba la marea
vuelve al racimo
Que allí
como una panda de borrachos sensibleros
a tu salud día tras día subiremos
como las olas
Te toca
alzar los vasos, las canciones, los recuerdos
formando parte para siempre de nosotros
como un racimo.



De pequenos, cando saíamos de casa algún domingo, a referencia era un bar, pois a comida se levaba de casa. Hai poucos bares na comarca de Vigo que eu non coñeza. Bares antigos. Apreciar un bo condado en Cans ou en O Carteiro, un rosal en A Muda, un país en Matamá... No meu barrio o nadal e fin de ano celébrase antes de cear cantando polos bares. Cántase ben. Pícanse dous ou máis grupos e se acaba cantando todos xuntos, cancións canto máis melancólicas e tristes mellor, máis felices e tocados os que as podemos cantar. É como a vida.Hai un bar onde se toma a última (que nunca é a derradeira): El Racimo, con uns pequenos escalóns que se fan eternos se subes e fodidos se baixas. Aquí celebramos alegrías e tristezas cun vaso, sempre cheo tamén pra quen nos falta. E un bolero. Un bolero imposible de cantar porque tócanos demasiado perto todavía. Aínda non é tempo...