28.2.13

tesorero / contable














Única foto de Bárcenas con alguien del PP que encontré en google



Cuando quisimos creer en la justicia tropezamos con Gallardón y reclamando sanidad pública e universal con la sonrisa de cera de Ana Mato, la ministra que costea sus viajes y fiestas a cargo de la gurtel. ¿Alguien sabe quien es Morenés?, ¿algo que hayan hecho Fátima o Pastor o Soria?. A Montoro le crecen más las orejas que a Pinocho la nariz cuando intenta, todavía, hacerse el simpático. ¿Sigue siendo De Guindos el ministro de economía?. Margallo, el eficiente, considera un problema lo que votaron los italianos porque se salen de lo que presuponía el poder europeo que, en teoría, vela por nosotros, italianos incluidos. Ignacio Wert no soporta la sombra de Gabilondo. Cañete arreglará por fin lo de los chalets en primera línea de playa, faltaría más. Díaz sigue persiguiendo a los asesinos de Carrero Blanco en su afán de congratularse con el caudillo… No sé si me queda alguno… Si, claro, Rajoy, el lector de guiones, el que no sabe si sube o baja, el registrador de la propiedad, el mentiroso de los hilillos del Prestige, el fan de la guerra de Bush en Irak, el del primo y el cambio climático, el chico para todo, el presidente que no cumplió ni una sola de sus promesas electorales, el del sentido común y las cosas en su sitio y el estado de los que saben estar, de los que le viene de familia, que es lo que tiene que ser, el que nombró como tesorero a Bárcenas…

La realidad no depende en lo más mínimo de lo que pensamos de ella, va a su bola, ajena a nuestro decálogo de virtudes, de la honestidad de cada uno, de la verdad para y con los demás, de la solidaridad con los parias de la tierra… La realidad depende de Bárcenas, el senador que dejó su escaño al estar imputado en el caso gurtel que pagaba las fiesta de Mato; Luís el cabrón, consejero desde entonces del Partido Popular que le subió el sueldo a Rajoy en lo más duro de la crisis. Bárcenas, el innombrable, quien maneja el cotarro, el contable molesto…

24.2.13

VERSE















VERSE… Aplicación para movil y fijo a través de internet mediante la cual podemos incluir nuestra fotografía en cada una de las manifestaciones a las que queramos dar nuestro apoyo y así salir en la foto-portada del blog de la aplicación en el mismo instante en que se celebran, sumándonos en tiempo real al número total de manifestantes… VERSE… Con un simple clic entraremos en la fotografía y nos colocaremos en el lugar de nuestra elección pudiendo elegir múltiples opciones: mano levantada, gritando, con megáfono, careta de Bárcenas etc… VERSE… Pinchando sobre cada una de las caras aparecerá el nombre y número de DNI de cada manifestante haciendo transparente el proceso… VERSE… con esta aplicación no tendrá sentido la guerra de cifras entre manifestantes y gobierno, todos estaremos ahí… VERSE… Es una aplicación gratuita…

Bien, ya estamos todos… ¿Y ahora?

8.2.13

callarse
















Un barco naufragando en el borde de la vida, lejos de los embates contra el tiempo y la espuma de los días cansados, soñando con los vientos que todavía quedan por catar, sin puntos cardinales encallados en los pétalos de ninguna Rosa, tratando de olvidar los cantos de sirena de sentimientos patrios, fijando una derrota hacia ningún lugar, zafando cabos, arriando velas, derivando el deseo, remontando las olas, desarbolándome, dejando que se aleje el temporal y buscando calma chicha, por casualidad, en un puerto seguro, lejos de cualquier coordenada prefijada… Es eso… Lo que pienso cuando callo… A donde me voy… Solo…

7.2.13

ojos cansados






















Las casas eran de piedra y de tres pisos, con el alma blanca y las esquinas de piedra del país, les llamaban las casas baratas a diferencia de otro barrio de casas adosadas y con patio, más arriba, más cerca del centro de la ciudad, las casas amarillas. El horizonte de se ensanchaba como un ojo de pez cuando al llegar a las escaleras que bajaban desde San Roque de arriba veía el valle de casas de San Roque de abajo, mi barrio. A veces me pregunto, cuando regreso, qué veían mis ojos de niño al ver aquel barrio, y me emociono al pensar que la belleza no se esconde tras vestidos fantásticos sino en la carne, detrás de las cosas, en lo que se toca, en lo que me toca, lo que nos toca…

Que tengo ojos cansados, de viejo ya, me lo dice esta mirada sobre las cosas, sobre el barrio en que ahora vivo, el que tendría que amar y, sin embargo, me deja tan indiferente cada día, sobre el terraplén que nunca bajaré sentado en un plástico o los pinos sin sombra suficiente para reunirme con un par de amigos, la mirada sobre este barrio pulcro y bien trazado, sin carreteras que lo dividan en trozos, con casas con jardín y con piscina y servicios más allá de la tienda de Pepe. Esta mirada rota para siempre, dure lo que dure ese siempre y que no tendrá tiempo ya para engancharse al recuerdo enamorado de un niño…

Veo a través de un formato panorámico y una resolución en hd pero sigo amarrado al cuatro tercios, es lo que hay, no se cambia la mirada por cambiar el tamaño de la ventana, ni los colores por los millones de píxeles, ni la transparencia por la pureza del cristal. La mirada es otra cosa, más cercana a lo sentido, al amor, a la falta, a cuando siempre es todo el tiempo y no solamente el que duran las cosas…

4.2.13

días pra esquecer

















No escucho el tum, tum, tum, tum, de mi corazón marcando el tiempo a la vida, como las olas se lo marcan al mar. Siempre pensé que si comparaba vida, corazón, olas y mar, le ponía a los días una fuerza motriz incombustible, caballos para dar y tomar, un cuerpo de ciclista sobrado de epo o las piernas de Mesi sin tocar el suelo… Pienso en cómo me deprimen los ocho mil empleos que perdimos diariamente en enero; en mi presidente afirmando que no, que no, que solamente lo que ponen los papeles y nada más; en Bárcenas que ahora dice que no es suya la libreta ni la letra ni ná de ná, que todo es un montaje de Rubalcaba… Pero no, no es eso… Es que no escucho las olas, que estoy lejos del mar que comparé con la vida y el tum-tum del corazón que medía por las olas… Que como los hombres sin trabajo que se apoyan en las paredes de los paseos esperando que algo suceda tengo ya el alma fría de tanto esperar y que el día que viene es uno más, un día más que quisiera olvidar.

De Vitorino Homens do largo: http://www.youtube.com/watch?v=Uz6WFtNzpgs