29.9.14

carta a tan lejos

… En lo que respecta al mundo, en general, mal, la falta de credenciales anticorrupción hace trizas el trocito de cielo en el que cada uno creíamos con más fe que conciencia, de Zapata a zapato no hay más que la canción de Fausto: vou dar um pontapé pra isto acabar… Todo una mierda… Creo que son facturas de la postmodernidad ladrillo-vista y que un poco de conciencia de aquella "tan pesada", por lo material, no vendría nada mal a este comienzo de siglo… Yo confío en ti, en vosotros, los jóvenes, en vuestras plazas y vuestras nubes y las canciones que lleváis en los labios desde niños y ahora recuperáis, esas que no se han perdido porque cabezotas como yo las han seguido cantando… Hoy no sabría qué música poner a texto tan amargo, pero como hace cuatro años ya que murió Labordeta y su trending topic del "vayanse a la mierda", también, te recuerdo una canción que te canté más de una vez intentando dormirte, una canción ingenua y que tanto me gusta… Un beso grande


http://www.youtube.com/watch?v=i15eFc_BCu4

2.9.14

paisaje














Me preocupan las heridas abiertas en el mundo y todavía más que cada vez me importen menos, no sé si por exceso o por la distancia que con los años voy poniendo hacia todas las cosas. Me preocupa que no me duela el mundo; que compruebe el inicio de una guerra en Ucrania como una partida de ajedrez; hablar, como si fuesen a superar un record, de las horas que aguanta un emigrante subido en una valla o de si este año –como una competición-  entraron menos o más en Europa; hablar del honorable Pujol como de un abuelito y sus ahorros; haberme olvidado de Bárcenas y de la putrefacción del PP; de la independencia de Cataluña sin pensar en pensamiento único o en eso de que la democracia es votar -como si se pudiese votar violencia sí o no, por poner un ejemplo que no duela mucho... Me preocupa este estado de sitio en que me sitúa la información, como si nada nadie pudiese hacer más que esperar que alguien haga algo... Que hagamos algo... Que hagamos algo de una puta vez…

1.9.14

tormenta
















Soñábamos un mundo diferente después de que el desastre derribara las columnas del sentido que había sostenido tanta violencia, después de que las aguas desatadas sumergiesen hasta la última de todas las palabras que no quisiéramos volver a escuchar... Comprobábamos como poco a poco la naturaleza iba recomponiendo el paisaje de la única manera que sabía; como todo se iba repitiendo ante el silencio de cada uno de nosotros, a pesar de cada soledad. Un día nos sorprendió vernos en el mismo lugar en el que estábamos antes de la tormenta, sintiendo como nuestras miradas volvían a cruzarse. Para entonces se había apagado el impulso de aniquilación, de vergüenza, y como desde el vacío de un incendio la vida pintaba brotes de futuro ante nuestros ojos, nos encontrábamos en el mismo paisaje que la naturaleza había recompuesto de la única forma que sabía...
En mucho tiempo todo era silencio, esperando el tacto, la mirada, el espacio, a que se reinventasen de la misma manera que el paisaje. Teníamos el recuerdo de las palabras gastadas pero anhelábamos un idioma nuevo al que agarrar cada uno de nuestros sentimientos… 
No sé porqué tenemos querencia del abismo pero haré lo imposible para que no te caigas, para que al menos tú no te caigas...