8.6.13

va un abrazo



















Los senderos se reparten como venas por territorios propios en los paisajes para guiarnos en nuestros paseos, pero esta primavera invernal los ha borrado para siempre y están llenos de cardos, abrojos, espinos y todo tipo de zarzas que me obligan al camino, a la pista, como si un hombre resultase tóxico al campo y la pradera, o que fuese yo el tóxico también para este paisaje en el que no acabaré nunca de encontrarme...

Esto podría ser una foto, una metáfora, una carta, una pintura, el interior de un barco, de este blog o de mi mismo... Todo se acaba. Nos empeñamos en que la vida es un trozo de tiempo encerrado en una bobina que proyectada en un cine tiene un principio y un final y nos esclavizamos a eso de alguna manera, todo acaba y comienza y es la rueda y el movimiento y la vida otra vez al final, despojándonos de la responsabilidad: es lo que hay... No Mar da Miña Man, evaporada el agua, solo queda la sal para de vez en cuando pasar la lengua y recordar algún momento, pero ya no tiene sentido acosaros: es lo que hay: me voy. Pero esta vez aviso por si a alguien le preocupa, me jubilo, he comprado un velero y espero naufragar, de cuando en cuando, por los puertos de abrigo que me sé de memoria, que muchas ganas de andar a la deriva ya no tengo, creo que la edad me hará recalar en lugares seguros, aunque sean pocos. A todos los que aquí habéis encontrado alguna vez refugio o entretenimiento, muchas gracias, y mientras hago caja entre lo que se queda y lo que definitivamente va conmigo, dejo este Mar abierto. Va un abrazo

16 comentarios:

  1. El silencio que necesitamos par apoder escribir no existe. Deambulamos entre cosas rotas queridas y, entre espinas que lastiman, recogemos frutos de aquel parecido sabor.
    Juan Manuel Inchauspe

    ResponderEliminar
  2. Pequeñas patrias

    Cada uno aprende a sufrir, se va perfeccionando, sueña maneras de desembarazarse de sí mismo aunque sabe que solo es posible correr hacia adelante, como posesos, hasta que no haya más camino. De eso hay, caminos. A su vera, los desesperados, los felices y los hambrientos manotean a quienes pasan ofreciendo el desaliento, la belleza oculta tras los andrajos, posadas en que paró el amor cuando el mundo no había sido creado. Allí, como un mito o una esperanza basada en la ignorancia, se levantan pequeñas patrias que nunca verán quienes viajan rectamente, sin mirar las señales que marcan aquellas sendas destinadas a perderse para siempre.
    (Estrecho de Magallanes)

    Cristian Aliaga
    Música desconocida para viajes

    ResponderEliminar
  3. Ni imaginaba su voz ya, querido Berlanga, ahora que tengo una hija por ahí, intentando la vida, o los ecos, que más da, y diciéndome casi cada día que se puede leer Pagina 12 y poco más. Es todo un poco raro y el corazón que sigue, tum, tum, no se sabe porqué. Leo a veces nuestro libro, hay unos pájaros que ya tengo tan interiorizados que creo que son míos, Holver estaría contento, me imagino. Muchas gracias también por eso

    ResponderEliminar
  4. Pues sí que estamos bien...

    ResponderEliminar
  5. Caminante, no hay camino...

    Segundo a chinoca, o que está a resultar é plantar pepinos...!
    Plantemos então, pois!
    Quanto ao resto, e no que me cabe, eu é que me sinto agradecido por tudo o que me deixaste aqui partilhar. Obrigado. E até sempre, companheiro.
    Guardemos os endereços, para as emergências.
    Abraço.
    Jonas


    ResponderEliminar
  6. Nos vemos de moto mellor Sun...

    Os endereços fican bem guardados. Obrigado Jonas (ainda que não entendo esse empeño en mandar formatos vmnosequé que nao vejo)

    ResponderEliminar
  7. O mesmo se passa comigo. Não consigo abrir muitas coisas que me mandam.
    Segundo os entendidos, tudo é por causas de não termos instalados uns determinados aplicativos. Mas bem, consola-te com a certeza que não estás a perder nada de 'muito importante'.
    Porque- nunca mais te esqueças - agora nada é 'muito importante'. Desgraçadamente.
    Queiras tu ( + a companhia que quiseres) num dia aparecer no Porto e será uma festa, nesse dia.
    Anda, se não te incomodam os cheiros tabacos...
    Abrazo
    Jonas

    ResponderEliminar
  8. Como diz o Jonas que eu digo, ver-nos-emos na mota o dia que esta funcionar com gás-pepino (ou doutras alternativas hortícolas): já não há massa para combustíveis (a este passo, ainda terminamos logo com o problema do aquecimento planetário). Agora viajo apenas ao lombo de burro, bicicleta ou livros velhos.

    ResponderEliminar
  9. Um nosso amigo (muito tímido ele, que agora organiza viagens interestelares à vela) manda-te um recado: "All you need is love" (quer-se dizer: andas carente, é isso).

    ResponderEliminar
  10. In each pore... O así (a dios gracias)... Y mejor que baje a tierra el tímido ese, que los barcos se hicieron para pescar

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12.6.13

    Sabía curar con palabras
    cosa que no hacía cualquiera
    sabía los rumbos que llevan
    a la secreta frontera.
    J.L.Borges.

    Qué le vamos a hacer! Esperaremos el próximo impulso.Mientras tanto a ver si nos damos una vuelta en moto...o a pescar.Unha aperta.

    ResponderEliminar
  12. Esta si que es buena¡
    Te has cansado de trabajar?
    me dejas huérfana de maestro, y ahora que hago yo que ya pensaba en volver de nuevo?
    no me fastidies...

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Es como un trabajo me dijiste hace poco.
    Pues trabaja¡¡¡
    Yo todavía tenía esperanza de que alguna entrada me la dedicases :(

    ResponderEliminar
  15. Já vira o post hai semanas, mas entre atrasar o inevitável e que nom sabia que dizer que estivesse à altura, ou que nom sabia que dizer "a secas", nom vinhera comentar. Já se sabe, se nom se vê (lê, neste caso), nom aconteceu. E isso... Boh, condado, que vou estranhar os teus posts e que te cuidivirtas muito. Um abraço de volta.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo8.7.13

    Ándele m'hijito. Esto, aunque esperado, por el devenir del tiempo se entiende, no se esperaba aunque se deseara en el quehacer del hombre.

    Un fuerte abrazo, allí donde vayas. Y esperamos, que tu barca llegue también al Pisuerga y al Ebro.

    ResponderEliminar