15.2.11

mundo


- Qué bobo eres amor, no sabes lo que tienes...

Pensaba que no era una suerte tan buena, como Elena decía, salir todos los días del edificio y tener que atravesar la Plaza del Mundo para llegar al centro o a la parada de autobús más cercana. A Elena le gustaba aquella plaza tranquila y sin tráfico con la bola del mundo girando siempre entre un pequeño apoyo de granito negro y una cortina de agua. Se pasaba mañanas enteras leyendo en los bancos de la plaza o charlando con mis vecinos, jubilados y niños sobre todo, que celebraban cada vez que ella venía a verme y a quedarse unos días. Elegimos el piso por aquella escultura, la plaza y la tranquilidad, era cierto –le decía- pero tu tienes cada vez menos tiempo libre y a mi, ver el mundo girando sin parar todos los días, cada vez que salgo, me recuerda la mentira en que vivo, esta bola de cristal que me protege del exterior, de todo lo que pasa, me recuerda que soy ajeno al mundo, que no cumplo con la parte que me corresponde, que solamente vivo, que estoy parado mientras esa bola gigante, el mundo, gira y gira y gira, como en la canción...

 
Apenas me escuchaba, en la ventana, mirando hacia la plaza y riéndose como si estuviese delante de un teatrillo de marionetas callejero...

5 comentarios:

  1. Poucos valorizam - literalmente - o que têm; sobretudo aos olhos daqueles que estão já cansados de tanto não-ter...
    Daí a bobagem.

    ResponderEliminar
  2. Nello spazio senza fine.

    ResponderEliminar
  3. Publicaste exactamente a las 14:14 de la bola del mundo gira que te gira como ¿en qué canción?

    ResponderEliminar
  4. Il Mondo, creo que se llamaba... Que no ha parado ni un momento,la noche gira y llega el día, otro día mejor, decía la letra...

    ResponderEliminar
  5. Queda pendiente para la próxima si encuentro la partitura.
    Il mondo,Jimmy Fontana
    http://www.youtube.com/watch?v=wXapTvics7o

    ResponderEliminar